We are Inglobe

 Colaboración;Comunicación;Coworking;eCommerce;Mobile Apps;Social Media;Systems;Web Apps;

El proveedor tiene la razón


Un contrato comercial generalmente es un acuerdo en el que se intercambia dinero por un servicio o producto del mismo valor. Ya bien es sabido que “necio es el que confunde valor con precio”, pero ya hace muchos años, repetimos la frase “El cliente tiene la razón”. Hete aquí una odiosa (si nos permiten) suposición detrás de la misma, que implica que quien tiene el dinero, tiene más poder y por ello, puede tomar decisiones sobre la parte del acuerdo que está en manos de los proveedores.

Nuestra revolución desafía ese concepto y es muy contemporánea a otros procesos de esta era. Estamos dando una preponderancia al valor agregado por el trabajo. El trabajo que consiste en un esfuerzo por transformar algo: insumos en productos, problemas en soluciones.

El trabajo vale oro

Cuando uno trabaja, está aportando su tiempo, que vale oro, porque no es nada más ni nada menos que poner el cuerpo, mente y espíritu en juego; es decir, la propia vida. La motivación es un catalizador interior con el cual no se puede competir, porque la intención genuina de hacer algo bien, no puede ser impuesta por algún factor externo.

Elegir un proveedor que valga oro, debería consistir en averiguar cuán motivado está por hacer el trabajo, cuál es su leitmotiv. Cuando el origen de la motivación es el dinero, se reducen las garantías sobre los resultados.

Colaboración y Confianza

En este marco, el desafío está en crear algo nuevo a partir del conocimiento especializado del proveedor, y en casi todos los casos, el valioso aporte del cliente sobre su negocio. Entonces, colaborativamente cada uno poniendo sobre la mesa lo que mejor sabe hacer, se producen resultados inesperadamente (porque no se saben nunca de antemano) fantásticos.

Hay contratos en los que este fenómeno que suena ideal, se da con mucha naturalidad, como los que se establecen con abogados, médicos, contadores y peluqueros. Tenemos claro que más importante que depositarles dinero, es depositarles confianza. Si algo sale mal, se hizo lo mejor que se pudo.

De modo que, los proveedores tenemos la responsabilidad de poner nuestro mejor esfuerzo en hacer lo que mejor sabemos hacer de forma transparente, para mantener esa confianza y los clientes, tenemos que confiar es la especialidad de los proveedores y dejarlos actuar.

Este es nuestro manifiesto, el compromiso que asumimos con clientes y proveedores que pasan por Inglobe. Estamos agradecidos con todos ellos y orgullosos de las alianzas que formamos. A partir de esto, cerramos un gran año y proyectamos éxitos, Feliz 2016!